El pasado mes de marzo, la revista Fast Company publicó bajo el título “Las 5 causas del burnout” los resultados de una encuesta realizada por las compañías Future Workplace y Kronos. Se considera el síndrome de burnout como una de las mayores causas de improductividad entre los trabajadores. De hecho, casi la mitad de los técnicos de recursos humanos encuestados reconocen el agotamiento laboral como una de los principales motivos por los que la productividad baja año tras año en sus empresas.

Fatiga mental, cansancio físico y desánimo son algunos de los síntomas que reconocen en los trabajadores. Saber las causas de la desmotivación será un factor clave para prevenirla.

Así, el estudio detecta los 5 motivos por los que la mayoría de empleados se acaba quemando en el trabajo:

  • Compensación injusta
  • Carga de trabajo no razonable
  • Demasiadas horas extra
  • Mala gestión / falta de planificación en el reparto de tareas
  • Falta de sentimiento de permanencia debida a una cultura corporativa negativa

Huelga decir que el resultado y el orden en el que se presentan estas causas no sorprenden demasiado. Otra cosa es que se sigan produciendo tan a menudo. Igualmente, en la publicación se presentan 5 maneras de abordar estos problemas y/o prevenirlos.

Compensación

Es evidente que la compensación salarial por el esfuerzo y horas dedicadas al trabajo es algo básico. Por mucho que el actual estado de precariedad nos haga creer que se trata de un lujo. El artículo apunta a compensar el trabajo y la dedicación no sólo en función de si se han alcanzado los objetivos. Es una manera de hacer sentir valorados a los empleados en la empresa.

Autonomía

Dejar que el trabajador tenga más poder de decisión sobre los temas que afecten a su rol en la empresa. Dar a los empleados la libertad de encontrar sentido en su trabajo y que comprueben que da resultados, de alguna manera sale a cuenta, explican.

Dar con el perfil adecuado

Saber que el tipo de trabajo encaja con las expectativas y experiencia del empleado. Antes y después de contratarlo. Eso evitará futuras frustraciones para ambas partes. Si a un trabajador se le asigna una tarea muy alejada a su especialidad es natural que su nivel de estrés sea más elevado.

Mejorar la planificación

En concreto, en lo que se refiere a la asignación de tareas por empleado. Éstas deben ser distribuidas de forma ecuánime y realista. También se recomienda proporcionar herramientas de seguimiento y control de las fases de cada proyecto.

Evitar las horas extra

Pueden ser una medida excepcional pero no habitual. Y no estaría de más establecer una política de remuneración de éstas, dentro de la empresa. La sobrecarga de trabajo no debe justificar nunca las horas extra no pagadas. Aun así, eliminar esta sobrecarga también es necesario para evitarlas.

Las causas son claras, incluso evidentes. Y las medidas para evitarlas son también de sentido común. Entonces ¿cuál es el problema? ¿Por qué se siguen dando?