El riesgo biológico: la mayor amenaza para los enfermeros

El sindicato de enfermería Satse elabora cada año el estudio conocido como “Barómetro Enfermero”, en el que se investiga sobre las principales preocupaciones de los profesionales de la enfermería en su lugar de trabajo.

Este 2017 se tomó una muestra de 4.608 profesionales entre 21 y 65 años y seleccionados mediante un muestreo probabilístico estratificado. Se sacaron varias conclusiones del estudio: una de las más preocupantes fue la percepción de no estar suficientemente protegidos contra los riesgos biológicos.

De hecho, hasta el 73% de los enfermeros encuestados han reconocido haber sufrido algún accidente laboral biológico como cortes, pinchazos o salpicaduras de fluidos. Atribuyen su causa a factores de riesgo como el estrés, el uso inadecuado del material y las malas condiciones del lugar de trabajo. Las encuestas también señalan que los propios enfermeros ven su profesión como la que más peligro biológico entraña dentro del sector sanitario. Así hasta un 77,23% de ellos. Mientras que el 20,98% contestaron que se trata de un nivel de riesgo similar en todas las profesiones sanitarias, y un 1,79% opinan que otras profesiones del mismo ámbito son más arriesgadas.

¿Accidentes que podrían haberse evitado?

Más allá de las causas de fuerza mayor, la mayoría (62%) de enfermeros declara que, aunque cuenten con medidas de seguridad, estas no son suficientes para neutralizar el riesgo al que están expuestos. Además, sólo el 24,13% afirma conocer la Directiva Europea sobre Bioseguridad 2010/32/UE, que aplica el Acuerdo Marco para la prevención de las lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes en el sector hospitalario y sanitario, y que entró en vigor en 2010.

Por otra parte, cuando se les preguntó si habían recibido formación específica sobre el manejo adecuado de los dispositivos cortopunzantes, el 42% contestó haber sido informado parcialmente sobre el tema, un 22% reconoció haberse formado por su propia cuenta, un 18% aseguró haber sido formado específicamente en su sitio de trabajo y otro 18% declaró no haber sido formado de ninguna manera.

En cuanto a protocolos de seguridad, un 78,61 % asegura que conoce la existencia en su centro de trabajo de un protocolo sistemático de actuación en caso de producirse un accidente biológico, mientras que un 5,31 % asevera que no existe y un 16,08% lo desconoce.

Cabe recordar que, aunque este documento se centre en los riesgos biológicos, el personal de enfermería se enfrenta a diario a otra gran variedad de riesgos, incluidas las agresiones por parte de pacientes. El trabajo a turnos, los horarios imposibles, la exposición a productos químicos agresivos, malas posturas y el empalme continuo de contratos temporales también forman parte de su vida cotidiana.

Estamos hablando de una de las profesiones con más vocación e implicación emocional de todo el mercado laboral. Los enfermeros son profesionales que se encargan de cuidar y de mejorar la vida de sus pacientes. Que ellos también se sientan cuidados es un mínimo, ¿no?

Por | 2017-06-16T10:56:43+00:00 16 de junio de 2017 |Blog, Riesgos NBQ|Sin comentarios

Sobre el autor:

Deje su comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies