Gestionar entornos ‘V.U.C.A.’ en nuestra ‘realidad líquida’

Sabemos por experiencia que todo cambia, nada es permanente. Los humanos hemos convivido desde la noche de los tiempos con ambientes hostiles, debiendo sortear una suerte de ‘arenas movedizas’ en nuestro entorno físico y temporal. Ya lo formuló en la antigüedad Heráclito de Éfeso con su ‘todo fluye’ (Πάντα ῥεῖ). Y, en nuestros días, la post-modernidad habla de la ‘realidad líquida’, un contexto voluble y cambiante que cursa con situaciones V.U.C.A.

Pero, ¿qué significa VUCA?

La sigla VUCA surge de la agrupación de las iniciales de las palabras inglesas Volatile + Uncertainty + Complexity + Ambiguity, que explicitan la realidad de un mundo que es volátil, incierto, imprevisible, complejo y difícil de interpretar.

No hay duda de que vivimos instalados en el cambio. En 20 años desaparecerá la mitad de los empleos actuales. Estamos ante un nuevo escenario que requiere nuevo talento, y donde las capacidades que poseemos actualmente han perdido valor. Ante un futuro que, pese a ser incierto, resulta motivador, debemos concentrarnos en un valor imperecedero: el talento de las personas. Los departamentos de Recursos Humanos tienen ante sí el reto de captar el talento y fidelizarlo, dejar de gestionar la mediocridad y sustituyéndola por la excelencia.

Evitar las arenas movedizas del mundo VUCA exige decidir, y hacerlo rápido. Son peores las decisiones que no se toman que las decisiones erróneas. Además, no se puede perder tiempo, aseguran aquéllos del ‘equivócate, pero rápido’. Así, para enfrentarse a la volatilidad (volatility), hay que gozar de una visión clara de la organización, especialmente de sus objetivos y valores. Ante la incertidumbre (uncertainty), hay que explotar el entendimiento: conocer en profundidad las estrategias que la empresa es capaz de llevar a cabo. Frente a situaciones complejas (complexity), debemos saber actuar con claridad. El liderazgo en un entorno VUCA se caracteriza por la valentía a la hora de afrontar los desafíos. Y, finalmente, ante la ambigüedad (ambiguity), optaremos por la agilidad, pues en medios cambiantes, la flexibilidad es clave para el afrontamiento con garantías de éxito.

VUCA también entraña oportunidad

Según el economista estadounidense, Frank Knight, la incertidumbre es parte necesaria de la actividad empresarial, ya que ayuda a generar beneficios. En un entorno VUCA, la competencia aumenta y existen más posibilidades de diferenciarse, siempre que se actúe con rapidez a la hora de identificar las oportunidades que ofrecen los cambios. Knight coincide con lo ya dicho de que las organizaciones deben tomar decisiones de una forma rápida que permita anticipar los riesgos y gestionarlos con eficiencia.

 

Evitar las arenas movedizas del mundo VUCA exige decidir, y hacerlo rápido. Son peores las decisiones que no se toman que las decisiones erróneas

 

Por tanto, el entorno VUCA necesita de líderes y talento adaptables, capaces de hacer frente las condiciones inestables del mercado. La capacidad de adaptación es, pues, la mejor estrategia. Porque no tiene sentido permanecer inmutable en un entorno en continua evolución. Se necesita una planificación estratégica que contemple, por ejemplo:

-Definición de la dirección a medio/largo plazo. Establecer el posicionamiento deseado (en otras palabras, definir nuestro mercado y cómo queremos ser percibidos).

-Conocer las tendencias del mercado. La alta competencia y la inestabilidad del mercado requieren olfato, innovación radical y respuestas ágiles. La rapidez en la toma de decisiones es una ventaja competitiva de gran valor. En muchas ocasiones, la anticipación nos dará esa ventaja competitiva.

-Ajuste mutuo entre empresa y entorno. Adecuar la organización a los nuevos retos y desafíos. Saber con quién vamos a competir. Nuestros principales competidores llegarán desde otras industrias, no necesariamente desde nuestro mismo sector.

-Identificar nuevas tendencias empresariales y aprender de la innovación de otros sectores mediante el análisis de casos prácticos. La prospectiva estratégica resultará de gran utilidad.

-Identificar, generar y priorizar nuevas oportunidades de negocio. En el conocido análisis DAFO (debilidades-fortalezas) deberemos gestionar los cuatro cuadrantes, pero una organización deberá focalizarse especialmente cuando relacione sus fortalezas (F) con las oportunidades (O).

-Identificar y potenciar las nuevas competencias necesarias. En un nuevo entorno necesitaremos nuevos talentos.

-Hacer que la empresa sea más competitiva de forma sostenible. Buscar la diferenciación. Si una organización considera que diferenciarse es costoso, que valore el coste de no diferenciarse.

-Identificar y gestionar los riesgos. Contar con un mapa de riesgos como herramienta de control y previsión. En muchas ocasiones, las organizaciones empiezan su declive antes de que los resultados económicos lo digan. Banalizando este aspecto, los resultados económicos nos hablan del pasado, y para poder “prever” el futuro necesitaremos estar alerta con otros indicadores. Parafraseando a Jorge Luis Borges: “El futuro no es lo que va a pasar, es lo que nosotros vamos a hacer”. El futuro de una organización depende muchísimo más de sus propias decisiones que del entorno. No decidir –volvemos a insistir- es el peor factor limitante para afrontar la amenaza (no exenta de oportunidad) del mundo VUCA.

 

Por | 2018-02-01T08:50:17+00:00 31 de enero de 2018 |Blog|Sin comentarios

Sobre el autor:

Deje su comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies