El café en boca de todos

Probablemente la mayoría de lectores de este artículo acostumbra a tomarse un café por la mañana. Antes de ir a trabajar y bajo el supuesto de que le ayudará a rendir mejor. Pero ¿nos ayuda de verdad? Las bondades o perjuicios para nuestra salud de esta bebida siguen en discusión. Se le ha relacionado con prevenir/provocar cáncer/alzheimer según el estudio que se mencione, pero no hay nada demostrado al respecto porque la mayoría de investigaciones no son concluyentes o presentan evidencias muy débiles.

Con la relación entre el café y la productividad laboral pasa algo parecido. Si buscamos la frase “Varios estudios confirman que el 80% de los trabajadores son más eficaces si tienen una máquina de café gratuito en la oficina” en Google, nos aparecerán diversas entradas con este titular. Ninguna de ellas menciona quién ha realizado estos estudios ni nos dan pistas para encontrarlos.

Según la nutrióloga de la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE, Georgina del Ángel, la cafeína genera un aumento de la capacidad mental y de la percepción, mejorando así la concentración. También se habla a menudo del “estado de alerta” en el que nos sume su consumo como un recurso para ser menos erráticos y mejorar la calidad de nuestro trabajo. En estas afirmaciones sí parece haber consenso entre la comunidad de especialistas.

Aun así, absorber todas estas propiedades positivas del café puede depender de la hora en que lo tomemos, del tipo de café y del trabajo que estemos haciendo. Esta infografía, publicada en merca2.0 y basada en un estudio de Steven Miller (Doctor en la Universidad de Ciencias de la Salud de Betheseda) entre otras fuentes, nos avisa que tomar café de 8 a 9 no sirve de mucho puesto que es cuando el cuerpo produce mayores picos de cortisol (hormona de estrés) y, es por lo tanto, el momento en que menos falta nos hace la cafeína. El horario ideal es de 9:30 a 11:30 y es más recomendado para trabajos mecánicos que creativos, en los que recomiendan optar por alguna bebida alternativa. Aunque, para ejemplificar las contradicciones de las que hablábamos, aquí tenemos otro artículo donde se dice que sí incrementa la creatividad.

En Suecia, país ejemplo de productividad mundial, el fika (pausa tradicional para tomar café) sí parece generar ventajas y bienestar entre los trabajadores. Aunque, si leemos un poco al respecto, rápidamente entendemos que es el ritual de descansar durante 10 minutos y charlar con los compañeros un rato lo que puede aumentar la energía y motivación, sin importar tanto lo que bebes. Pues es una manera de fomentar las relaciones entre trabajadores de diferentes departamentos y cargos y, por lo tanto, mejorar el clima laboral.

Y ahora lo malo

Por más efectos positivos que tenga tomar café con moderación, éste no deja de ser una droga. Provoca adicción y su consumo a largo plazo puede causar dolores de cabeza, temblores, trastornos de ansiedad y, fatiga (por el bajón), insomnio, pesadillas, mal humor y acidez estomacal.

Cuando se llega a un estadio de dependencia al café, éste no nos hace el mismo efecto que antes y tendemos a ir aumentando su consumo paulatinamente. No recibimos todos los beneficios que cuando lo tomábamos con moderación pero sí el estrés que forma parte de sus efectos secundarios.

Se dice que la cantidad diaria ideal de café es de dos tazas o bien 300 miligramos de cafeína. Ahora bien, sigue dependiendo de la tolerancia al café que tenga cada persona y del tipo de café que se tome. En este artículo de Mejor con Salud, encontraréis como repartirlos según las distintas modalidades de café.

Nuestra conclusión: no la tenemos. No la tiene la comunidad científica ni en términos de salud en general ni en efectos para el rendimiento laboral, aunque sí haya compañías que motiven a sus empleados a tomar café. En todo caso, sí recomendamos no beber más de las dos tazas diarias que se comentan y hasta menos si no nos es necesario. También nos permitimos recordar que existen otros alimentos y bebidas con propiedades energéticas, como el té o el ginseng; o la fruta  y los zumos por la mañana. Que no sea porque no sepamos cómo motivarnos.

Por | 2017-09-08T07:49:43+00:00 8 de septiembre de 2017 |Bienestar laboral, Blog, Tendencias|Sin comentarios

Sobre el autor:

Deje su comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies