Afrontar la saturación de trabajo después de vacaciones

La vuelta de vacaciones es un proceso que, con voluntad, se puede afrontar con una actitud positiva. No obstante, el trabajo acumulado durante este periodo de descanso puede parecer interminable cuando llegamos. Sobre todo, los dos o tres primeros días. En España la depresión post-vacacional es un problema más serio de lo que parece. El año pasado, un informe de Adecco alertaba que lo sufriría hasta un 33% de la población trabajadora.

La combinación entre la falta de energía característica de esta afección con el aumento de la carga de trabajo los primeros días es difícil de manejar. Organizarse es la tarea que más pereza puede dar al llegar. Pero, como casi siempre, es la clave para abordar estos días de vuelta a la normalidad. Aquí van unos cuantos consejos para que sea más fácil saber por dónde empezar:

  • Aunque sea un consuelo para muchos, lo de pensar en las siguientes vacaciones no ayuda a la concentración. Aún es pronto y, mientras estemos en el lugar de trabajo, debemos centrarnos en los pasos inmediatos a seguir.
  • Tampoco es sano intentar abarcar todas las tareas pendientes a la vez. Hay que sentarnos a priorizar y establecer un orden de lo que haremos primero. Para ello, nos irán muy bien aplicaciones gratuitas como Trello o la libreta y boli de toda la vida.
  • Si establecemos una comunicación fluida con nuestros compañeros, la llegada se hará mucho más llevadera. Un encuentro informal esos primeros días puede ayudarnos a recuperar el espíritu de equipo y facilitará la colaboración cuando nos toque trabajar conjuntamente.
  • Siempre se aconseja recuperar las rutinas del hogar unos días antes de volver a trabajar, para que el impacto sea menor. Un poco más allá, hay quienes optan por no empezar un lunes sino otro día de la semana, y que la rentrée se haga menos cuesta arriba.
  • Si estructuramos de manera progresiva nuestras responsabilidades, se puede generar una sensación de control que contribuirá a mejorar nuestro equilibrio. El rendimiento irá aumentando sin pausa pero sin prisa y es normal que los primeros días no sea el mismo que nuestra media. No hay que obsesionarse si al principio notamos que somos menos productivos.

Especial atención al e-mail

Gran parte de ese agobio del principio corresponde a cuando llegamos y nos encontramos con hasta más de 800 correos esperándonos en nuestra bandeja de entrada.

Según los cálculos de Noysi, una plataforma web que se dedica a substituir los e-mails por chats de equipo, podemos llegar a dedicar hasta 30 horas a gestionar el correo cuando volvemos de vacaciones. El cálculo se obtiene a partir de una media de 80 correos electrónicos recibidos cada día por parte de un trabajador medio de una oficina. Que a algunos nos podrá parecer exagerado, pero los hay que reciben esta escandalosa cantidad diaria.

La correcta gestión de los correos recibidos también será un factor clave para no perder tiempo a la vuelta, ni dejarnos apoderar por la sensación de saturación al ver el número de mensajes por leer. Para proceder de manera eficiente, podemos tomar a cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Leer primero todos los “Asuntos”. Así podremos detectar qué es urgente y qué podemos dejar para más tarde.
  • Si ves que algunos son conversaciones “hilo”, ve directamente al último. Así, te ahorrarás preocupaciones momentáneas que a lo mejor se han solucionado más adelante.
  • Piensa antes de escribir. A veces pecamos de querer ir demasiado rápido y esto nos hace enviar los mensajes antes de concluir con todo lo que queríamos decir. Así, acabamos provocando más cadenas de respuestas y más saturación de la bandeja.
  • ¿Hace falta que eso se diga per e-mail? “Leído”, “Ok”, “Gracias” con un “Responder a todos” puede ser demasiado para tus compañeros y puedes incitarles a hacer lo mismo hasta el infinito. También puedes plantearte qué es más eficiente según el caso. ¿Se puede solucionar con alguna herramienta tipo Skype o por teléfono?
  • Clasifica: ya sean los temas prioritarios con las etiquetas por temática, si es publicidad, borrar los que no nos interesan y marcar como spam los dominios que haga falta para que no nos vuelvan a mandar nada.

Esperamos que os sirva para recuperar rápido el ritmo. ¡Feliz vuelta y a por ello!

Por | 2017-09-04T10:22:53+00:00 4 de septiembre de 2017 |Bienestar laboral, Blog, Enfermedades profesionales, Riesgos psicosociales|Sin comentarios

Sobre el autor:

Deje su comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies